El Dr. Alfredo Canevaro tiene siempre palabras de agradecimiento para su maestro. El Dr. García Badaracco lo consideraba su amigo, o sea que existía una estrecha relación intelectual y afectiva. Cuando el Dr. Canevaro, junto al Dr. Czertok, comenzaron a trabajar en coterapia en el Servicio del Hospital Borda, que dirigía el Dr. García Badaracco, fueron supervisados por Pichon Rivière y una “regla de oro” que Pichon les enseñó fue “cuiden la complementariedad”. Destaca Canevaro: “él levantó la prohibición de la búsqueda, de la investigación. Ya en el año 1930 vislumbró la importancia de la familia en el tratamiento de psicóticos. Antes de hablar de curaciones espontáneas, había que revisar qué había pasado con la familia. También se refirió como dijimos antes al secreto familiar, al malentendido y a la familia interna, en contacto con la familia externa. De todas formas estos conceptos no se desarrollaron todo lo que hubiera sido deseable, la familia se veía en relación al paciente en tratamiento.

Si bien fue el precursor por excelencia de la Terapia Familiar, como ya dijimos, no ha dejado mucho trabajos escritos, pero sus clases fueron recopiladas por el Dr. Fernando Taragano, clases dictadas en 1957 y publicadas con el título de “Teoría del Vínculo”. Dice: ”se aproxima al hombre concibiéndolo de una sola dimensión, la humana; pero al mismo tiempo concibe la persona como una totalidad integrada por tres dimensiones: la mente, el cuerpo y el mundo exterior, que integra dialécticamente”.

Dice Alfredo Canevaro: “de los que tuvieron desarrollo personal en el campo de la Terapia Familiar con psicóticos podemos nombrar al Dr. García Badaracco, que si bien reconoce tener influencia de Pichon Rivière, desarrolla un trabajo más continuado y más sólido en esta línea de tratamiento de psicóticos que lo lleva a trabajar con las familias en el Borda y luego en la actividad privada “luchó siempre contra el mito de la incurabilidad de los psicóticos, como nadie lo hizo en Argentina”. En 1968, junto a otras dos grandes figuras, Alfredo Canevaro y Norberto Proverbio, fundan una comunidad terapéutica privada para pacientes psicóticos y sus familiares. Centraron el trabajo terapéutico intensivo en la inclusión constante de las familias. La creación de una estructura multifamiliar y la integración de recursos terapéuticos permitió avanzar en la formulación de propuestas eficaces. Algunos de los resultados de estas investigaciones fueron presentados en el 1º Congreso Argentino de Psicopatología del Grupo Familiar que se realizó en el año 1970.

:: arriba ::
1 - Página 2 - 3 - 4 - 5 - 6
:: atrás ::
:: volver ::
:: adelante ::
< Copyright © 2003 >